ES | EN
Qué es el TDAH, síntomas, tratamiento y rehabilitación cognitiva
Niño con TDAH hiperactividad e inatención que pinta y realiza un juego de entrenamiento del cerebro para mejorar sus capacidades cognitivas con estimulación cognitiva
Logo Bitbrain
Un artículo de
  • Compartir en
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
Julio 20, 2018

Qué es el TDAH, síntomas, tratamiento y rehabilitación cognitiva

Niño con TDAH hiperactividad e inatención que pinta y realiza un juego de entrenamiento del cerebro para mejorar sus capacidades cognitivas con estimulación cognitiva
El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH es un trastorno neurobiológico con origen en la infancia que se manifiesta en problemas de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Estos déficits afectan a diversas facetas de la vida del niño, principalmente en el ámbito académico, pero ¿cómo podemos ayudarles en la mejora de sus capacidades cognitivas para que su rendimiento siga siendo adecuado?

Para ofrecer a estos los niños que padecen el trastorno herramientas útiles que les ayuden a obtener mejoras en las funciones alteradas, es esencial conocer en profundidad lo que es el TDAH y sus causas, tipos de TDAH con los síntomas relacionados, y  los últimos tratamientos existentes así como los diferentes tipos de rehabilitación cognitiva. En este artículo encontrarás un resumen ampliado de todos estos aspectos con énfasis en los últimos avances en rehabilitación cognitiva.

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH (Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder o ADHD en inglés) es un trastorno neurobiológico que presenta un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad y que, muchas veces, lleva asociados trastornos del aprendizaje. Según la Asociación Española de Pediatría, la prevalencia del TDAH se estimaba, hace un tiempo, entre un 4% y un 6%, cifras que en los últimos años han ido aumentando hasta situarse entre un 10% y un 20% dependiendo, en gran medida, de las pruebas de evaluación utilizadas. Los síntomas comienzan a manifestarse antes de los siete años y están presentes en dos o más contextos en los que se desarrolla el niño (por ejemplo en casa, en el colegio, etc.). Diferentes estudios han señalado que entre el 50% y el 80% de los niños con TDAH siguen mostrando problemas en la adolescencia y cerca del 50%-65% en la edad adulta. El diagnóstico es mucho más frecuente en niños que en niñas y se ha asociado a situación psicosocial adversa.

¿Cuáles son las causas del TDAH?

No existe un único factor que explique totalmente el TDAH, dándose diferentes causas para el mismo trastorno. Los factores relacionados con su desarrollo pueden agruparse en las siguientes categorías:

  • Factires genéticos: la genética juega un papel clave en el desarrollo del TDAH. Estudios realizados con gemelos, familias y niños adoptados ponen de manifiesto que los familiares cercanos de las personas que padecen TDAH tienen una probabilidad mayor de presentar (riesgo de padecer) el trastorno que las personas que no tienen antecedentes familiares.

  • Neurotransmisores: los neurotransmisores son biomoléculas que permiten la transmisión de información de una neurona a otra mediante la sinapsis que las separa. De todos los neurotransmisores que se encuentran en el cerebro, la dopamina es el que más se ha relacionado con el TDAH. Un desajuste de la dopamina a nivel cerebral se ha asociado a un mal funcionamiento cognitivo y  de las funciones ejecutivas.

  • Electrofisiología: en niños con TDAH se han visto alteraciones en el electroencefalograma (EEG), concretamente un incremento de las ondas theta en el lóbulo frontal del cerebro. También se da una proporción diferente de las ondas theta/beta, con un exceso de theta y un defecto de beta. La siguiente imagen muestra un QEEG de un caso particular de TDAH.

mapa de cerebro o brain mapping de un QEEG hecho con un EEG y neurotecnología para ver las diferencias de señal cerebral de los niños con TDAH hiperactividad e inatención

  • Factores ambientale y factores psicosociales: se han relacionado con el TDAH diferentes variables adversas como el estrés y la ansiedad materna, desavenencias maritales y familiares, la frialdad emocional y las críticas de los padres hacia los hijos, estilos de crianza inadecuados, trastornos psicopatológicos de los padres, entre otros.

¿Qué tipos de TDAH hay y sus principales síntomas?

Existen tres tipos de TDAH: tipo con predominio de déficit de atención, tipo con predominio de hiperactividad/impulsividad y tipo combinado. 

  • Tipo inatento: en el tipo inatento los niños presentan una conducta caracterizada por el déficit de atención sin haber presentado síntomas de hiperactividad/impulsividad o, de presentarse, estos son leves. Se da en una proporción más alta en niñas de mayor edad y con problemas a nivel académico. Algunas de las características de las personas con TDAH de tipo inatento son:

  • No presta suficiente atención a los detalles y comete errores en las tareas escolares o en el trabajo.
  • Tiene dificultades para mantener la atención incluso en actividades lúdicas.
  • Parece no escuchar cuando se le habla.
  • No sigue instrucciones o no cumple con sus obligaciones.
  • Tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
  • Evita o le disgusta realizar tareas que implican un esfuerzo mental sostenido.
  • Frecuentemente pierde objetos necesarios para tareas o actividades.
  • Se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • Es descuidado en las actividades diarias.
  • Tipo hiperactividad/impulsividad: suele ser el tipo más conflictivo por ser los síntomas más llamativos y evidentes, poniendo al niño en el punto de mira de los demás. Algunos de los síntomas que manifiestan son:

  • Mueve en exceso manos y pies, o está inquieto y se remueve en el asiento.
  • Abandona su sitio en situaciones inoportunas.
  • Corre y salta excesivamente en situaciones inapropiadas.
  • Tiene dificultades para jugar tranquilamente o a dedicarse a actividades silenciosas.
  • Suele actuar “como si tuviera un motor”.
  • A menudo habla en exceso.
  • Se precipita en dar las respuestas antes de que acaben de formularle las preguntas.
  • Tiene dificultades para esperar su turno.
  • Interrumpe a los demás o se entromete en las actividades de otros.
  • Tipo combinado: En este grupo, los niños manifiestan síntomas de los dos tipos anteriores y presentan, en general, un mayor deterioro y una tasa mayor de comorbilidad con otros trastornos. Este tipo se da más frecuentemente en niños que en niñas.

¿Qué otros problemas presentan los niños con TDAH?

Además de los síntomas anteriormente mencionados, los niños con déficit de atención e hiperactividad manifiestan problemas escolares y trastornos del aprendizaje asociados. Suelen mostrar un rendimiento ligeramente menor en los test de inteligencia general, y un mayor fracaso escolar debido a las dificultades de aprendizaje por las alternaciones en los procesos cognitivos que padecen (lo que les supone un esfuerzo extra a la hora de hacer los deberes, por ejemplo). Otras dificultades son los problemas sociales y conductuales que están relacionados, especialmente, con la forma en que otras personas juzgan e interactúan con los niños con TDAH. Esto se debe a que el comportamiento del niño no es bueno y suelen ser molestos, desobedientes, ruidosos, e incluso agresivos, algo que suele crear rechazo en los demás.  

Cuando los niños empiezan a ser conscientes de sus dificultades y problemas, tanto a nivel académico como en sus relaciones interpersonales, pueden sufrir sentimientos de culpa e inutilidad debido muchas veces, a las frecuentes reprimendas que reciben como consecuencia de su falta de atención o sus comportamiento impulsivos, llegando incluso a sufrir síntomas depresivos y de ansiedad (sigue este enlace para ampliar información sobre la depresión y su rehabilitación cognitiva). Estos síntomas emocionales y esta insatisfacción personal pueden acabar agravando los síntomas propios del TDAH y afectando a más áreas de la vida del niño con la consiguiente repercusión que muchas veces supone para los familiares más cercanos.

Tratamiento de un niño con TDAH

El TDAH en niños y adolescentes es un problema de salud mental que requiere atención médica, y para el que actualmente existen diferentes tratamientos eficaces para minimizar y controlar sus síntomas e impacto. Puesto que es un trastorno que afecta a diferentes facetas de la vida diaria, es importante plantear una intervención integral y multidisciplinar individualizada y adaptada a cada caso particular, para así actuar sobre los aspectos cognitivos, conductuales, emocionales, educativos, y familiares entre otros. De esta forma, el objetivo del tratamiento iría orientado a controlar y mejorar los síntomas principales de déficit de atención e hiperactividad/impulsividad así como a los problemas asociados, mejorando, entre otros aspectos, el rendimiento académico, las relaciones con sus iguales y el bienestar en general.

niño con tdah o trastorno de hiperactividad e inatención que puede mejorar en los estudios

El tratamiento farmacológico suele ser el más empleado para abordar el TDAH, el cual está basado fundamentalmente en el uso de estimulantes siendo los más conocidos el metilfenidato y la dextroanfetamina (existen también fármacos no estimulantes pero son mucho menos usuales). Con estos fármacos se reduce la impulsividad y la actividad excesiva, las conductas agresivas y desafiantes, y se mejora la atención. Sin embargo, no todas las personas se benefician de estos resultados y se producen efectos secundarios. Además, se ha visto que, al suspender la medicación, en la mayoría de los casos reaparece la sintomatología.

Otra opción de tratamiento son las intervenciones psicológicas. Mediante el uso de diferentes estrategias y técnicas como técnicas cognitivas, de modificación de conducta, entrenamiento en habilidades sociales, psicoeducación o manejo de contingencias, entre otras. En el tratamiento psicológico se hace además intervención sobre de aquellas capacidades cognitivas que se encuentran más alteradas como por ejemplo la atención y la concentración, pero también se trabajan otros aspectos como los problemas emocionales  y conductuales o de relación (relacionados con trastornos de ansiedad o trastornos de conducta). En los últimos tiempos, los tratamientos que están teniendo resultados más positivos en la mejora de las características del TDAH son los que combinan medicación e intervenciones psicológicas.

Las intervenciones familiares van orientadas a facilitar modos de afrontamiento y resolución de conflictos en el entorno familiar, principalmente a los padres que muchas veces se encuentran perdidos sobre cómo ayudar a su hijo, y presentan sentimientos de culpabilidad. El objetivo fundamental es enseñarles pautas educativas y de modificación de conducta adecuadas para relacionarse con los niños sin que estos se sientan señalados y juzgados de antemano.

En el TDAH también son fundamentales las intervenciones educativas con reeducación psicopedagógica dirigidas a mejorar el rendimiento académico, el cual suele ser bajo debido en gran medida a las dificultades en las funciones ejecutivas y capacidades cognitivas, y a los problemas comportamentales. La formación de los profesores sobre las posibles manifestaciones del TDAH en el aula, así como estrategias y protocolos de actuación, permiten llevar a cabo adaptaciones curriculares que facilitan los aprendizajes y la mejora de los resultados a nivel académico.

Rehabilitación cognitiva para personas con TDAH

Como se ha visto anteriormente son muchos los tratamientos que se utilizan para tratar los síntomas nucleares del TDAH, pero también existen otras estrategias que pueden ayudar en la rehabilitación neuropsicológica de las funciones ejecutivas y las capacidades cognitivas afectadas como suele ser la atención sostenida, concentración, memoria, planificación, resolución de problemas, entre otras.

Una forma clásica de rehabilitación cognitiva es a través de los cuadernos de ejercicios de estimulación cognitiva que trabajan capacidades como memoria, atención, orientación, etc. Estos cuadernos de estimulación cognitiva se encuentran disponibles en distintos niveles de dificultad para que puedan realizarse por niños y adolescentes de distintas edades e incluso adultos. Es fácil adquirirlos tanto en librerías como en internet. Aunque son muy utilizados, es complicada su aplicación en este ámbito dado que estos cuadernos no suelen llamar la atención de las personas con TDAH, señalandolos en muchas ocasiones como tareas aburridas que les suponen un esfuerzo extra para poder completarlas.

Los conocidos juegos de “entrenamiento mental” o “entrenamiento cerebral”, los brain training, son otra manera de estimulación cognitiva mucho más entretenida y posiblemente más motivadora para las personas con TDAH. Se trata de juegos como laberintos, problemas de razonamiento, búsqueda de símbolos, cálculo mental, etc. que permiten trabajar en la rehabilitación cognitiva de aquellas capacidades que necesitan mejorarse. Aunque muchos de estos juegos ofrecen la posibilidad de regular el nivel de dificultad adaptándose a cada persona, sigue bajo debate la su capacidad de transferencia de los aprendizajes a tareas cognitivamente cercanas y a tareas de la vida real. A pesar de ello, son ampliamente utilizados como ejercicios de rehabilitación cognitiva ya que son de fácil acceso y pueden emplearse prácticamente en cualquier lugar y momento.

Otra forma de rehabilitación cognitiva es el uso de la neurotecnología. Esta herramienta, basada en avanzados equipos de EEG, permite registrar la actividad cerebral individual, y posteriormente adaptar las intervenciones necesarias para producir cambios cerebrales relacionados con la rehabilitación y mejora de las capacidades cognitivas, como la atención sostenida, memoria y velocidad de procesamiento. Elevvo Medical, desarrollado por la empresa de neurotecnología Bitbrain, es una herramienta para la rehabilitación cognitiva en en personas que padecen alguna patología o trastorno que cursa con deterioro o declive cognitivo, como es el caso de la depresión, la demencia o el TDAH, entre otras.

Neurotecnología para la rehabilitación cognitiva en TDAH

Los déficits de atención suelen ser un síntoma clave en las personas que padecen TDAH. Conseguir rehabilitar estos déficits, así como otras funciones ejecutivas y capacidades cognitivas que se encuentren alteradas, puede ser esencial para mejorar toda la clínica del trastorno en particular y el bienestar emocional y personal en general. Una forma de trabajar estos déficits cognitivos es a través de programas de rehabilitación cognitiva como Elevvo.

niño con tdah que usa neurotecnologia para la rehabilitación cognitiva y asi entrenar el cerebro para mejorar la atencion y reducir la hiperactividad

Elevvo es un programa de rehabilitación cognitiva validado científicamente en varias poblaciones y utilizado como complemento a otros tratamientos convencionales. Desde Bitbrain, en colaboración con el Hospital Miguel Servet, el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y la Universidad de Zaragoza, se llevó a cabo un ensayo clínico (estudio exploratorio) con niños con TDAH (Escolano, 2014). En este estudio se investigaron los efectos de 18 sesiones de Elevvo obteniéndose, a nivel cognitivo, resultados destacados con un incremento del 16% y del 10% en el número de respuestas correctas en los test de Dígitos y Secuencias de Letras-Números (WISC-IV), respectivamente, lo que indica una mejora en memoria de trabajo y atención sostenida. Por otro lado, los padres señalaron, mediante el Conners’ Parent Rating Scales (CPRS-R), mejoras en atención e hiperactividad/impulsividad (9 puntos aproximadamente en ambas variables).

Los programas de estimulación cognitiva de Elevvo son administrados por profesionales que ayudan al niño a realizar una serie de sencillos programas de entrenamiento cognitivo. Incluyen varias sesiones de rehabilitación cognitiva y dos sesiones de evaluación (antes y después de las sesiones de rehabilitación) que permiten generar un informe con resultados comparativos tanto a nivel cerebral (que son el soporte neurofisiológico de la mejora cognitiva), como a nivel neurocognitivo o de mejora cognitiva.

En el siguiente vídeo, el doctor Javier Mínguez explica la base científica y neurobiológica de este tratamiento para la rehabilitación cognitiva:


Las cifras de niños diagnosticados con TDAH han aumentado considerablemente en los últimos años, sin embargo, no hay que olvidar que son niños y que como tales juegan, corren, se despistan, exploran su entorno, gritan, etc. Si estas conductas y los problemas de atención se encontrarán, en un extremo por exceso, fuera de la normalidad podría pensarse que el niño tiene TDAH (ver manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5). Igual de importante es que estas conductas, en el otro extremo por defecto, no se produjeran lo que podría suponer otro tipo de problemas y trastornos. Un tratamiento multimodal adecuado y completo de rehabilitación neuropsicológica así como un trabajo más específico sobre los síntomas cognitivos por medio de técnicas y programas de estimulación cognitiva y emocionales por medio de técnicas de desarrollo de inteligencia emocional, ambos pueden ser clave para reducir la sintomatología general y mejorar el bienestar y la calidad de vida tanto de los niños con déficit de atención e hiperactividad como de sus familiares.

Te puede interesar:

  • Compartir en
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
Un artículo de

Añadir nuevo comentario

Suscríbete a nuestro blog

Últimos artículos

¿Tienes un proyecto en mente?

Nuestro equipo te ayudará a llevarlo a cabo.

Contacta con nosotros
Qué es el TDAH, síntomas y tratamiento | Bitbrain

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.