Agosto 9, 2018

¿Cómo elegir un curso o taller de estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva empieza a abrirse camino como herramienta para cuidar la salud mental de las personas. Por ello, los profesionales deben formarse adecuadamente y tener los conocimientos necesarios para aplicarla de forma que se obtengan resultados positivos pero, ¿qué debo de tener en cuenta al elegir un taller de estimulación cognitiva?. Vamos a verlo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) una de cada cuatro personas tiene un trastorno mental en el mundo. Además, también según la OMS, entre 2015 y 2050, el porcentaje de las personas mayores de 60 años casi se duplicará, pasando del 12% al 22%, suponiendo un considerable envejecimiento de la población. Teniendo en cuenta estas cifras y el creciente interés por la salud están apareciendo nuevas oportunidades de tratamiento para el entrenamiento y mejora de las funciones cognitivas.

Cursos y talleres de estimulación cognitiva

La estimulación cognitiva como técnica y estrategia para la rehabilitación y mejora de las funciones cognitivas y ejecutivas se emplea, actualmente, en variedad de contextos. Es una herramienta útil para abordar el deterioro cognitivo que se produce en determinadas patologías o para afrontar el declive cognitivo propio del paso de los años. También puede resultar beneficioso en los casos en los que se quiera conseguir un rendimiento cognitivo óptimo y mantener las capacidades a un buen nivel.

Hoy en día las personas están más concienciadas acerca de la necesidad de cuidar su salud pero habitualmente se limitan a su estado físico, a pesar de que el cuidado de su salud mental es igual de importante. En este contexto, cada vez son más los estudiantes y profesionales que realizan cursos de especialización sobre estimulación cognitiva, o programas de entrenamiento que les permitan ofrecer servicios de calidad a quién busca mantenerse mentalmente activo. Y es que realizar un curso de entrenamiento cognitivo o un taller de rehabilitación cognitiva es fácilmente accesible dadas las múltiples opciones que existen en la actualidad.

Vemos entonces cinco preguntas clave a tener en cuenta para elegir un buen taller de entrenamiento cognitivo.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

La estimulación cognitiva se refiere al conjunto de técnicas y estrategias que están orientadas a mejorar el rendimiento y la eficacia de las distintas capacidades cognitivas y funciones ejecutivas.

Esta estimulación tiene lugar a través de cambios cerebrales debidos a la plasticidad cerebral, la cual se refiere a la capacidad del sistema nervioso para modificar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida como reacción a la diversidad del entorno.

En ocasiones, la estimulación cognitiva y rehabilitación cognitiva se utilizan como sinónimos pero no son exactamente iguales. La rehabilitación cognitiva está especialmente diseñada para reentrenar aquellas habilidades que han sufrido un declive o déficit teniendo su base biológica en la plasticidad cerebral, por lo que incluye herramientas de estimulación cognitiva pero puede incluir otras. Cuando la estimulación se utiliza sobre las capacidades que están preservadas se suele denominar entrenamiento cognitivo.

¿Qué formación previa debo tener?

Los cursos y talleres de estimulación cognitiva están dirigidos a profesionales de la salud y bienestar. Aquí cabe destacar a profesionales del ámbito clínico como médicos, psiquiatras, psicólogos y neuropsicólogos, siempre orientados a trabajar con personas que padecen alguna patología.

Sin embargo, cada vez se usa más la estimulación cognitiva en otros ámbitos como en el deporte, en la educación o recursos humanos, por lo que profesionales con titulaciones como profesores, pedagogos, entrenadores deportivos, profesionales del coaching y recursos humanos también están empezando a realizar formación de este tipo. En estos últimos es siempre conveniente tener unas nociones básicas cuya titulación incluya conocimientos sobre psicología y salud.

¿En qué ámbitos de aplicación podré aplicar la estimulación cognitiva?

Las aplicaciones más populares de la estimulación cognitiva se dan en el ámbito de la salud. Sin embargo, cada día se van abriendo camino nuevos contextos de trabajo. De esta forma y en función de las características de las personas y de los objetivos buscados pueden diferenciarse tres grandes ámbitos de aplicación:

  • Patologías mentales que cursan con deterioro cognitivo como, por ejemplo, la depresión, TDAH, demencia, fibromialgia, enfermedades neurodegenerativas, Alzheimer y otras demencias o daño cerebral adquirido, entre otras muchas. La rehabilitación cognitiva irá dirigida a la recuperación de las capacidades que hayan sufrido un declive o deterioro. También en personas mayores que empiezan a manifestar los primeros indicios de demencia puede utilizarse la estimulación cognitiva con el objetivo de ralentizar este proceso.

  • Niños, adolescentes, estudiantes, adultos y personas mayores: en el caso de los niños, adolescentes y estudiantes la estimulación está orientada, principalmente, a desarrollar las capacidades cognitivas para conseguir una mejora el rendimiento académico. Los adultos lo que habitualmente buscan es mantenerse mentalmente activos retrasando así el proceso de envejecimiento y las personas mayores tratan de fomentar un envejecimiento activo y saludable que les permita ser independientes. Amplia información sobre estimulación cognitiva para niños y adolescentes y adultos, mayores y ancianos.

estimulacion-cognitiva-ninos-adolescentes-3_3.jpg

  • Deportistas, ejecutivos, fuerzas armadas y otros profesionales: este colectivo de población también puede utilizar este entrenamiento para mejorar y fortalecer sus capacidades cognitivas con el objetivo de mantenerlas a un nivel óptimo permitiéndoles hacer frente a las exigentes demandas profesionales y laborales. Es lo que podría denominarse alto rendimiento cognitivo.

Sea cual sea el perfil de las personas con las que se va a trabajar se deben tener los conocimientos para realizar intervenciones individualizadas y adaptadas a cada caso. Si tenemos en cuenta la diferencia entre estimulación cognitiva y rehabilitación cognitiva, es importante que cada profesional sepa identificar en qué ámbito de aplicación va a trabajar para formarse y realizar bien un curso de rehabilitación cognitiva o bien un curso de estimulación cognitiva.

¿Qué talleres de estimulación cognitiva puedes encontrar?

La primera diferencia entre los cursos o talleres de formación sobre estimulación cognitiva y sus aplicaciones es su duración temporal. Se pueden encontrar talleres de breve duración (por ejemplo de unos días, o de “lunes a viernes”), más enfocados a ofrecer un conocimiento general acerca de que es la estimulación cognitiva. Por otro lado, existen cursos como másters y posgrados de duración más prolongada que explican más detalladamente todos estos aspectos e incluyen prácticas presenciales que permiten aplicar, en contextos reales, los conocimientos adquiridos.

En segundo lugar está el tipo de modalidad de asistencia: presencial, semipresencial y online. En este punto podemos encontrar cursos en los que hay que asistir personalmente, otros en los que suelen combinar parte de asistencia con parte de trabajo en casa, y finalmente los que son integralmente online.

La tercera diferencia es el ámbito de aplicación para los que se enfocan. Por una lado se pueden encontrar cursos en los que la materia es amplia y abarca no sólo la estimulación cognitiva sino todos sus aspectos relacionados para poder aplicar lo aprendido en diferentes contextos. Por otro lado, también existen otras opciones especializadas como los cursos orientados a patologías concretas como el TDAH, la enfermedad de Alzheimer u otros tipos de demencias para trabajar la estimulación cognitiva en ellas. Además, la oferta académica también ofrece cursos sobre las capacidades cognitivas como la memoria o la atención y concentración, en los que se trabajan distintas formas de estimulación cognitiva centradas en cada capacidad. Bitbrain, empresa neurotecnológica, ofrece cursos de formación sobre estimulación cognitiva a través de la tecnología Elevvo.

En cuarto lugar está el aspecto económico. En este punto y más allá de las diferencias típicas debidas a su duración o especialidad, hay que citar hay que tener en cuenta que algunos de estos cursos son subvencionados por el Estado o presentan bonificaciones para trabajadores en activo.

Finalmente y según la motivación académica, hay que citar que algunos cursos o talleres están avalados por entidades reconocidas como la Sociedad Española de Neurología o por universidades españolas que conceden Créditos Universitarios ECTS.


 

 Modalidad 

 Duración 

Ámbito aplicación

Costes

Entidad

Curso Universitario de estimulación cognitiva: talleres de memoria

On-line

100 horas

Estimulación cognitiva y memoria

Programa de becas

Cedeco. Centro colaborador

Universidad Rey Juan Carlos (Créditos ECTS)

Diploma de Especialización de Actualización en Estimulación Cognitiva en Demencias

On-line

7 meses

Demencias

875€

ADEIT, Fundació Universitat-Empresa de la Universitat de València (25 Créditos ECTS)

Master Europeo en Estimulación Cognitiva, Sensorial e Intelectual en Educación

On-line

740 horas

Educación

999€

EUROINNOVA BUSINESS SCHOOL

Curso Técnicas de Estimulación Cognitiva en Personas con Alzheimer y otras demencias

On-line

2 meses

Alzheimer y otras demencias

180€

Bonificable por la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo (FTFE)

Instituto Superior de Estudios Sociales y Sociosanitarios

 

¿Qué debería incluir un curso o taller de estimulación cognitiva?

Aunque es una pregunta que obviamente tiene connotaciones en función del tipo de curso y su intensidad, de forma genérica los cursos deberían ofrecer en sus temarios los conocimientos necesarios para poder aplicar la estimulación cognitiva con todas las garantías. Ofrecer a los clientes una estimulación cognitiva de calidad y adaptada en función de las características individuales es muy importante para lograr unos resultados positivos que mejoren el bienestar y la calidad de vida de las personas y sus relaciones sociales. Entre estos conocimientos cabe destacar:

  • La estimulación cognitiva, rehabilitación cognitiva y el entrenamiento cognitivo

  • Base científica en la que se apoya y evidencias sobre su eficacia

  • Población que puede beneficiarse de la estimulación cognitiva (niños, adolescentes, adultos, personas mayores, sanas o con patologías)

  • Causas y grados del deterioro cognitivo

  • Capacidades mentales que pueden entrenarse mediante estimulación cognitiva (descripción, objetivos, ejercicios, etc.)

  • Técnicas y programas de estimulación cognitiva específicas para cada capacidad mental

  • Técnicas de estimulación cognitiva adaptadas a la edad

  • Otras técnicas y estrategias complementarias

Usualmente los cursos de estimulación cognitiva o los talleres de estimulación cognitiva (en general talleres cognitiva), incluyen un resumen de técnicas y programas de estimulación cognitiva algunas veces focalizados hacia una población como la adulta mayor. Entre ellas se encuentran los juegos de brain training o “entrenamiento cerebral”, los cuadernos de ejercicios de estimulación cognitiva o la neurotecnología para la mejora cognitiva, esta última basada en avanzados equipos de EEG. Cualquiera que sea la técnica que se vaya a utilizar y el perfil de la población con la que se vaya a trabajar se debe de realizar con el conocimiento necesario para obtener resultados satisfactorios. Para ello es importante que los profesionales estén bien formados y puedan especializarse en estimulación cognitiva y sus aplicaciones.

Te puede interesar: