ES | EN
Qué es la rehabilitación cognitiva y sus técnicas más las utilizadas
Persona descansando en el banco de una plaza después de una sesión de rehabilitación cognitiva
Logo Bitbrain
Un artículo de
  • Compartir en
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
Septiembre 13, 2018

Qué es la rehabilitación cognitiva y sus técnicas más las utilizadas

Persona descansando en el banco de una plaza después de una sesión de rehabilitación cognitiva
Habitualmente el declive cognitivo es una de las consultas más frecuentes en atención primaria. Una condición que aumenta progresivamente con la edad, y que requiere unas intervenciones específicas para revertirla mejorando el rendimiento cognitivo. La rehabilitación cognitiva tiene como objetivo mejorar funciones cognitivas como la memoria, atención y lenguaje, lo que tiene un impacto en la vida cotidiana de los pacientes. Te contamos en este artículo un resumen de las estrategias de rehabilitación cognitiva más comunes y sus ámbitos de aplicación.

​​¿Qué es la rehabilitación cognitiva?

La rehabilitación cognitiva hace referencia a los distintos métodos terapéuticos que se utilizan con el objetivo de compensar o mejorar el déficit cognitivo que tienen lugar como consecuencia de lesiones o enfermedades que afectan al funcionamiento óptimo del cerebro.

El término rehabilitación, se refiere a la recuperación de las funciones y habilidades cognitivas deterioradas a partir de un momento determinado y que, por tanto, previamente habían tenido un funcionamiento normal. Esto lo diferenciaría de otros conceptos relacionados con la estimulación cognitiva como el entrenamiento cognitivo, el cual tendría como objetivo mejorar y potenciar las capacidades cognitivas y funciones ejecutivas que se mantienen todavía preservadas (también denominado alto rendimiento cognitivo).

Sin embargo, actualmente, muchas veces se utilizan indistintamente los términos de rehabilitación cognitiva y estimulación cognitiva. Además, el concepto de rehabilitación se utiliza en un sentido más amplio, englobando todas aquellas situaciones que suponen déficits cognitivos estén o no producidos después de un desarrollo normal. La recuperación de estos déficits es posible gracias a la capacidad del cerebro de cambiar, lo que técnicamente llamamos plasticidad cerebral.

¿Qué es la plasticidad cerebral?

La plasticidad cerebral o neuroplasticidad se refiere a la capacidad adaptativa del sistema nervioso para minimizar los efectos producidos por lesiones a través de la modificación de su organización estructural y funcional. Dicho de otra forma, consiste en la capacidad de ciertas áreas del cerebro para aprender y desarrollar conductas compensatorias que sustituyan a aquellas que no pueden realizarse por las zonas cerebrales que se encuentran dañadas.

Otro concepto de interés es la reserva cerebral, entendida como la capacidad que tiene el cerebro para tolerar las lesiones cerebrales sin que aparezcan síntomas manifiestos, es decir, al incrementar la reserva cerebral se produce un retraso en la expresión de los síntomas de déficits cognitivos. Esta reserva se va desarrollando debido tanto a aspectos neurobiológicos como el volumen cerebral como a experiencias de la vida, como por ejemplo, la educación, el estilo de vida, la actividad física, la actividad cognitiva, etc.

Utilizando entonces como base la plasticidad cerebral, el objetivo de la rehabilitación cognitiva es abordar el deterioro cognitivo causado o bien por la edad, por una patología o por cualquier otra causa.

¿Qué es el deterioro cognitivo?

El deterioro cognitivo es una condición que se manifiesta a través de la alteración del funcionamiento cognitivo, en la cual se presentan dificultades en distintas capacidades y funciones ejecutivas como en la atención, memoria, lenguaje, razonamiento, etc.

El deterioro no se manifiesta de la misma manera en todas las personas y por tanto existen distintos grados o niveles; desde problemas leves como no recordar donde se ha dejado algún objeto hasta niveles más graves en los que la persona no dispone de las capacidades suficientes para llevar una vida independiente y autónoma necesitando de los cuidados por parte de otros.

Otro dato de interés es que el deterioro puede clasificarse como reversible e irreversible. En función de las causas del mismo, se dan situaciones en las que los déficits en las capacidades cognitivas pueden revertirse y recuperarse. Sin embargo, en otros casos, esto no es posible produciéndose un deterioro progresivo.

¿Cuáles son las causas del deterioro cognitivo?

Existen múltiples causas entre las que habría que valorar la posibilidad de intervenir para mejorar las capacidades mentales. Algunas de estas causas son:

  • Deterioro asociado a la edad

Con el paso de los años empiezan a aparecer los primeros síntomas propios del envejecimiento, se experimenta un declive natural de las capacidades cognitivas. La memoria se deteriora así como la velocidad de procesamiento, la atención y otras funciones ejecutivas. Este deterioro no se produce de igual manera en todas las personas mayores de forma que algunas de estas capacidades se pueden encontrar preservadas en unos y deterioradas en otros o llevar distinta progresión. Ver estimulación cognitiva en adultos, mayores y ancianos.

  • Enfermedades psiquiátricas
    Patologías tan comunes como la depresión, fibromialgia, TDAH, etc. habitualmente cursan con deterioro cognitivo. Además, el uso de algunos fármacos que se utilizan para su tratamiento acentúan estos deterioros. Ver rehabilitación cognitiva en depresión, o enTDAH,

  • Déficit de vitaminas

La falta de vitaminas se encuentra relacionada con el declive cognitivo, más concretamente el déficit de vitamina B12 o vitamina D. Un nivel bajo de vitamina B12 se ha asociado con el deterioro de la memoria llegando incluso, en los casos más extremos, a producir demencia.

  • Enfermedades neurodegenerativas
    Distintas enfermedades neurodegenerativas llevan asociadas un deterioro cognitivo importante que muchas veces es irreversible y va progresando a lo largo del tiempo siendo la demencia una de las principales. Algunas de estas enfermedades, aparte de la ya citada enfermedad de Alzheimer, pueden ser la enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, demencias frontotemporales, y enfermedad de Huntington, etcntre otras. Ver estimulación cognitiva en demencia.


cerebro-demencia-deterioro-cognitivo_0.jpg

  • Enfermedades de tipo vascular

La diabetes, la hipertensión arterial, cardiopatías y otras enfermedades vasculares son factores de riesgo para el desarrollo de alteraciones cognitivas. Estas alteraciones pueden manifestarse con un enlentecimiento en la velocidad de procesamiento de la información y dificultades de planificación.

  • Infecciones

El deterioro cognitivo también puede ser producido por distintas enfermedades infecciosas. Por ejemplo, personas que padecen VIH pueden presentar alteraciones neuropsicológicas relacionadas con el rendimiento cognitivo. También son causa de deterioro infecciones provocadas por insectos como la picadura de una garrapata.

  • Alteraciones del sueño

El insomnio, despertares frecuentes, etc. pueden afectar al funcionamiento de las funciones cognitivas. No descansar lo suficiente y tener una estructura del sueño alterada produce, entre otros síntomas, problemas de atención y concentración y de memoria.

¿Qué consecuencias tiene el deterioro cognitivo?

El deterioro cognitivo produce, como su propio nombre indica, un deterioro en el funcionamiento y eficacia de las capacidades cognitivas y funciones ejecutivas como la memoria, atención, razonamiento, etc. Sin embargo no es la única consecuencia que tiene.

El deterioro de estas capacidades dificulta el funcionamiento de las personas. Muchas veces, se ve afectada su autonomía de forma que, en los casos más graves, las personas no pueden valerse por sí mismas ni realizar de manera independiente las actividades básicas de la vida diaria, lo que afecta a su calidad de vida. Por ejemplo no son capaces de orientarse para volver a casa, presentan problemas de memoria, no recuerdan tomarse la medicación que necesitan o incluso se les llega a olvidar comer e hidratarse. Además, es posible que se produzca también deterioro del lenguaje de forma que no son capaces de comunicarse con otras personas o expresarse adecuadamente.

Conforme las personas se van haciendo conscientes de los déficits que presentan a nivel cognitivo y de las dificultades que estos les suponen, pueden experimentar sentimientos de tristeza culpa y falta de motivación por sentirse una carga para los demás. Muchas veces esto lleva al aislamiento social perdiendo el apoyo de la familia, lo que agudiza estos síntomas anímicos y repercute en un empeoramiento a nivel cognitivo. Se podría decir que “es como una pescadilla que se muerde la cola”, donde un adecuado tratamiento, podría ayudar a mejorar el rendimiento cognitivo o, en el peor de los casos, a sobrellevar las circunstancias y mejorar el estado de ánimo.

¿Cuáles son las técnicas y estrategias de rehabilitación cognitiva más comunes?

En la actualidad existen múltiples recursos y estrategias para que terapeutas ocupacionales u otros profesionales diseñen tratamientos de rehabilitación cognitiva que ayuden la mejora de los procesos cognitivos que se encuentren alterados. A continuación enumeramos algunas de las diferentes estrategias de rehabilitación neuropsicológica que pueden ser utilizadas por personas de diferentes edades (puede ampliar información sobre técnicas y programas de estimulación cognitiva).

  • Cuadernos de ejercicios de rehabilitación cognitiva
    Los cuadernos de ejercicios y actividades trabajan, con distintos niveles de dificultad, capacidades cognitivas como memoria, cálculo, atención, razonamiento, etc. Algunos de estos cuadernos pueden descargarse de manera gratuita a través de internet o adquirirse en librerías. En cualquier caso, es recomendable que un profesional oriente sobre el nivel de dificultad que más se ajusta a cada persona. Un nivel excesivamente difícil en el que no se saben resolver los ejercicios, puede fomentar sentimientos de inutilidad e ineficacia personal. Y un nivel demasiado fácil no permite trabajar las funciones mentales como se necesita para su rehabilitación.

  • Juegos de “entrenamiento cerebral” (o brain training)
    Las aplicaciones de brain training para dispositivos móviles, tablets u ordenadores que permiten el entrenamiento de las capacidades cognitivas deterioradas. Dado su carácter dinámico son una herramienta con una doble funcionalidad, por un lado permiten el entrenamiento cognitivo de las capacidades alteradas y, por otro, sirven como entretenimiento. Además, se puede elegir el nivel de dificultad de los ejercicios y, en las aplicaciones que lo incluyen, hacer el seguimiento del progreso comparándose con otros usuarios de la misma.

  • La estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS)
    La estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS) es un procedimiento invasivo y relativamente moderno basado en la aplicación de corrientes de baja intensidad directamente al cerebro. Actualmente ya se está indicando su uso médico y utilizando con éxito en algunas patologías relacionadas con daño cerebral. Sin embargo, en el terreno cognitivo, aunque se ha demostrado que esta técnica puede mejorar la capacidad de aprendizaje de tareas complejas como, por ejemplo, aprender a pilotar un avión (ver artículo), estudios recientes han obtenido resultados en los que no se encuentran mejoras sobre las capacidades cognitivas (ver artículo). No obstante, hoy en día se están realizando nuevos estudios para comprender mejor cómo funciona y qué efectos tiene esta controvertida técnica.

  • Neurotecnología para la rehabilitación cognitiva

En los últimos años están surgiendo avances tecnológicos para la estimulación cognitiva que surgen de otras disciplinas como la neurotecnología o las interfaces cerebro computador. Se están desarrollando nuevas tecnologías de medición de la actividad cerebral y modernos procedimientos de neurofeedback, con equipos muy fiables y que permiten individualizar las intervenciones a nivel de capacidad cerebral. De esta forma se consiguen cambios neuroplásticos cuantificables en los que se sustentan las mejoras cognitivas en capacidades como la atención sostenida, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento (ver artículo). Aunque se han realizado estudios con resultados satisfactorios en población general para mejorar el rendimiento cognitivo (ver artículo) y en población clínica para el abordaje del deterioro cognitivo (ver artículo), actualmente se siguen realizando estudios de validación de este tipo de tecnologías destinadas a la rehabilitación cognitiva.

Actualmente hay disponibles talleres de estimulación cognitiva orientados a profesionales en los que se aprenden las diferentes actividades y ejercicios de estimulación cognitiva y cómo llevarlas a cabo.

Neurotecnología para la rehabilitación cognitiva

Como se ha comentado anteriormente, el deterioro cognitivo puede acabar afectando negativamente a más de un área de la vida de las personas e interferir en la ejecución de las actividades de la vida diaria. Para ello, la rehabilitación de las capacidades cognitivas y funciones ejecutivas que se encuentran deterioradas es de gran interés. Esto puede hacerse utilizando Elevvo Medical, desarrollado por la empresa de neurotecnología Bitbrain y diseñada para la rehabilitación cognitiva.

persona-mayor-estimulacion-cognitiva.jpg

Elevvo es un programa de rehabilitación cognitiva validado científicamente que se utiliza como complemento a otros tratamientos convencionales. Administrado por profesionales, ha mostrado mejoras de entre un 10% y un 30% en memoria de trabajo, atención sostenida y velocidad de procesamiento. Consta de varias sesiones de entrenamiento y de evaluación con sencillos ejercicios de entrenamiento mental. El programa de intervención, genera de forma automática un informe con resultados comparativos tanto a nivel de cambios en la plasticidad cerebral (base neurofisiológica de la mejora cognitiva) como a nivel neurocognitivo.

Mantenerse mentalmente activo y entrenar nuestro cerebro de forma adecuada influye de forma positiva tanto a corto plazo como a largo plazo en nuestra salud. Rehabilitar las capacidades cognitivas que se encuentren alteradas todavía cobra más interés si además sufrimos algún tipo de daño cerebral o patología que afecta a nuestro cerebro y su funcionalidad. Actualmente, las personas son más conscientes de la importancia de cuidar su salud y acuden a profesionales experimentados que planifican las intervenciones de rehabilitación de forma individualizada, aumentando así las probabilidades de obtener resultados positivos con los tratamientos utilizados.

Te puede interesar:

  • Compartir en
  • Twitter
  • Facebook
  • Linkedin
Un artículo de

Añadir nuevo comentario

Suscríbete a nuestro blog

Últimos artículos

¿Tienes un proyecto en mente?

Nuestro equipo te ayudará a llevarlo a cabo.

Contacta con nosotros